Para algunos, el control es el paraíso de los sádicos

imagen de la entrada

Las personas que juzgan críticamente a los demás suelen esconder un complejo de inferioridad, aunque resulte paradójico, proyectan hacia los otros sus propias frustraciones. Por otro lado, suelen ser hábiles a la hora de convencer a sus superiores de que se deben reforzar los mecanismos de control, se convierten en jefes controladores.

Estas personas tienen un grave problema a la hora de confiar en los demás y generan un ambiente tóxico a su alrededor propagando maledicencias y rumores sobre sus competidores. En términos de Douglas MacGregor, son managers que funcionan de acuerdo con la teoría X.

La mala noticia para ellos es que la teoría X no tiene soporte científico.

Incluir nuevo comentario






Comentarios

No hay comentarios