No guardes nunca en la cabeza aquello que te quepa en un bolsillo

imagen de la entrada

Almacenar demasiadas cosas en la cabeza consume energía y recursos mentales. Un profesor mío decía “El que no toma notas es un idiota”, pocas personas se toman la molestia de guardar en apuntes las cuestiones importantes, los acuerdos, los compromisos… y muchas menos se acuerdan de mirar sus notas, el resultado es que la palabra dada se convierte en papel mojado. El sabio alemán nos recuerda que debemos ir por la vida con la mente despejada para pensar y, de esta manera, atender la realidad con todas nuestras facultades inalteradas.

El hábito de escribir en cuadernos o de llevar una agenda, nos permite confiar en que las cosas importantes se quedarán guardadas para cuando podamos repasarlas y encauzar nuestra acción. Sin ese hábito nos concentramos en asuntos urgentes pero de poca importancia, nuestra jornada se puede llegar a convertir en un permanente “apagado de fuegos” que aportan poco valor. Perdemos liderazgo si no desarrollamos a los colaboradores y para eso necesitamos una mente despejada y una visión clara de futuro, de lo contrario nos acomodamos en el papel de jefes.

Incluir nuevo comentario






Comentarios