París bien vale una misa

imagen de la entrada

Las disputas religiosas derivadas de la Reforma protestante, habían causado un número indecente de muertes en Europa durante los siglos XVI y XVII. De confesión protestante, Enrique de Borbón aspiraba a proclamarse rey de Francia pero su intento de controlar París por la fuerza fracasó. En este contexto, el aspirante renunció a sus convicciones religiosas y se convirtió al catolicismo para acceder a la corona de Francia sin derramar más sangre. Fue entonces cuando pronunció la famosa frase.

El pragmatismo del primer rey borbón se ha considerado una muestra de oportunismo político pero también de flexibilidad mental. Muchos consideran a este personaje el «mejor rey de Francia» porque expandió su territorio de forma considerable, su lema era «Un pollo en las ollas de todos los campesinos, todos los domingos».

Cuando el lider se enfrenta a una decisión crucial, se encuentra solo. Ante un futuro incierto, debe valorar los pros y contras de todas las opciones y elegir la que considere mejor. La historia posterior juzgará las consecuencias de su ejercicio. Pero lo que se debe evitar es el arrepentimiento, pensamos que se deben valorar muy bien las propias fuerzas a la hora de recorrer el camino que se abre al elegir una de las alternativas pero nunca arrepentirse de haberlo hecho.

Incluir nuevo comentario






Comentarios

No hay comentarios