Saber y saberlo demostrar es valer dos veces

imagen de la entrada

Más importante que disponer de grandes conocimientos es la capacidad de trasnmitirlos a otros. Nuestra experiencia en formación de formadores nos permite afirmar que esta es una cualidad que permite destacar a ciertos profesionales por encima de otros. Además las aptitudes didácticas se pueden desarrollar mediante cursos y talleres diseñados al efecto.

Cuando un lider es, además, un buen formador, las adhesiones aumentan significativamente, la clave es ordenar las ideas propias, establecer las relaciones de causa-efecto más apropiadas y estructurar un relato congruente y ameno.

Liderar no es solo cuestión de "labia", también hace falta empatía, recursos cognitivos para analizar la realidad y capacidad para proyectar un futuro apetecible. Si trabajamos estos tres aspectos, dispondremos de un potente bagaje personal.

Incluir nuevo comentario






Comentarios

No hay comentarios